Frank Dieter Müller: Ubicación CATALUÑA – Economía, administración, sistema jurídico y judicial

I. Economía
1. Cataluña es una de las 17 Comunidades Autónomas de España y debido a sus particularidades históricas y culturales es, junto con el País Vasco y Galicia, una de las Comunidades Autónomas históricas.

Para mostrar la situación de Cataluña en España, el autor hace en primer lugar una breve exposición sobre el particular desarrollo económico de España.

Durante las dos últimas décadas España ha experimentado un enorme auge económico, favorecido por la restauración del sistema democrático, la entrada en la UE en 1986 y la participación en la unión económica y monetaria. En el 2007 la economía española todavía estaba en su decimocuarto año de ininterrumpido crecimiento y claramente aún por encima de la media de la Unión Europea. Después de un crecimiento del 3,9 % en 2006, el producto interior bruto (PIB) nuevamente aumentó en el primer trimestre de 2007 en un 4% en respeto al mismo período del año anterior.
Una serie de empresas de éxito internacional surgieron de este desarrollo económico, si bien hay que tener en cuenta que uno de los pilares de esta recuperación fue el alto consumo privado de la población. Por lo tanto, el aumento en el endeudamiento de las familias es muy superior a la renta. La proporción de los préstamos recibidos en relación a los ingresos aumentó en el período comprendido entre el año 2000 y el año 2007 del 70 % al 127 %.

P1050038

Si bien otros países europeos, por ejemplo Alemania, como uno de los países socios comerciales de España, después de la reunificación en 1990, sólo registraron un crecimiento lento durante años y a causa de ello no podian cumplir con las condiciones del pacto de Maastricht, España en el año 2005 con el desarollo de la economía incluso mostraba un superávit del 1,1% del PIB y todavía en el 2007 presentó un presupuesto equilibrado después de cinco años consecutivos.
España estaba ya en 2006 en el número ocho del Ranking entre las naciones in­­dustrializadas con un producto interior bruto de 967,9 mil millones de euros; la renta per cápita se situó en 21.654 euros.
El número de desempleados en los últimos diez años anteriores a 2008 pudo reducirse a menos de la mitad, y fue sólo ligeramente superior a la media europea. Después de una veloz reducción del 24,2 % en 1994 al 10,5 % en 2001 al mismo tiempo que aumentaba el número de trabajadores de 11,7 millones a 19,3 millones, la tasa de desempleo quedó por último en un 8 % y fue con ello el mayor éxito de la política del mercado laboral en la UE.
“España va bien” (una proclamación del ex Presidente Aznar) se convirtió en un dicho.

Con la apertura de los mercados internacionales se amplió en particular el contacto económico con otros países de la UE, especialmente con Francia y Alemania.

O uno u otro, tradicionalmente los sectores económicos más importantes son el turismo y la construcción. En cuanto al primero, España es, con casi 61 millones de visitantes en 2007, el segundo destino turístico más popular en todo el mundo, después de Francia, y en cuanto a la construcción, en los últimos años produjo un promedio regular de 600.000 a 800.000 nuevas unidades: más que Alemania, Francia e Inglaterra juntas. Y todo ello con menos de una cuarta parte de la población de estos países.
Ello no obstante, las voces críticas venían denunciando desde hace años la existencia de un exceso de producción en la construcción, y advertían de la ruptura de la llamada “burbuja inmobiliaria”, la cuál tuvo como consecuencia un imparable aumento de los precios. Pero tampoco la política supo o pudo oponerse a la abundancia de la industria de la construcción, era demasiado tentadora la perspectiva del desarrollo económico y de pleno empleo.

P1050079

Fue entonces, con la crisis mundial en el transcurso de 2008, que este repunte tuvo un precipitado final y la burbuja in­­mobiliaria explotó. Hubo quiebras de toda una serie de grandes y reconocidas em­­presas inmobiliarias y el cierre de unas 55.000 de las 80.000 agencias inmo­­biliarias. Con la consiguiente ruptura de uno de los dos pilares de la economía, la crisis en España es claramente más perceptible que en otros países europeos. La inversión de empresas extranjeras ha disminuído notablemente. Sin duda, la crisis de la construcción ha conllevado en los últimos meses del año 2008 una re­­ducción significativa de los precios, no sólo de las viviendas, sino también de los lo­­cales de oficinas y comercios, al­­ma­cenes etc., lo que afecta directamente al sector empresarial, abriendo nuevas oportunidades para los inversores en 2009.

Pero también en muchos otros sectores, por ejemplo, en los relativamente nuevos mercados de las fuentes de energía alternativas, existen tales oportunidades. Además, el inversor puede disponer de la excelente infraestructura creada en España en los años posteriores a la adhesión a la UE y en los años de auge de la construcción.
2. Entre las Comunidades Autónomas de España, Cataluña estuvo en el punto de mira internacional cuando su capital Barcelona acogió los Juegos Olímpicos en 1992, es la zona industrial más importante de España y dispone del 25 % de la estructura industrial española. En Cataluña, se genera cerca del 19 % del producto interior bruto (PIB) y alrededor del 27 % del total de las exportaciones de España a pesar de que con sus 6,8 millones de habitantes, sólo representa una proporción de alrededor del 16 % de la población total de España.

En los últimos diez años, el PIB de Cataluña subió un promedio de 3,5 % y, por tanto, se encuentra al mismo nivel que el de la Comunidad de Madrid.

El nivel de vida en Cataluña supera con creces el de toda España. El producto interior bruto per cápita se situó en 2006 con 21.219 euros, dos puntos por encima de la media de la UE y 14 puntos superior a la de España.

Particularmente fuertes son las industrias metalúrgica, química y textil así como la industria alimentaria, que en los últimos años experimentó una alta tasa de crecimiento. La exportación en Cataluña abarca una amplia gama de productos acabados: automóviles, productos químicos, cemento, entre otros. También se debe prestar especial atención al área del turismo, que sigue creciendo también como resultado de la continuación del efecto postolímpico.
En cuanto a salarios, Cataluña sólo es superada por Madrid, Ceuta y Melilla.

La tasa de desempleo en Cataluña en 2007 fue de un 6 %, índice que está muy por debajo de la media española.

P1050024

De las 17 Comunidades Autonomas, Cataluña muestra la participación mas intensa con los nuevos miembros de la UE en el comercio exterior y genera el mayor superávit de todas las comunidades Autonomas con el extranjero.

Cataluña, con su dinámica capital Barcelona, representa una de las zonas más atractivas de Europa para los asentamientos de sucursales de empresas extranjeras.
Los principales inversores provienen de los países vecinos europeos, especialmente de Francia, Alemania, Holanda e Italia, pero también hay inversores norteamericanos de Canadá y los EE.UU. La mayor parte de la inversión total fluye en el área de servicios con más del 60 %, mientras que en el sector industrial se invierte un tercio del importe total.

Cataluña fue todavía en 2007 la región europea con el segundo mayor número de proyectos de inversión, y en los últimos años fue mejorando de manera constante. Sólo en Londres se realizaron más proyectos de inversión.
En Cataluña hay más de 3.000 empresas extranjeras activas. Aproximadamente el 34 % de las empresas extranjeras en España tienen su sucursal o su principal actividad en Cataluña.
Más de la mitad de las empresas japonesas, francesas, alemanas, italianas, holandesas y norteamericanas con sucursal en España tienen su sede en Cataluña, de las cuales el 90 % en Barcelona. Del número total de empresas de capital francés, el 61,7 % están ubicadas en Cataluña (1.142 España, de las cuales 705 en Cataluña): de las 853 empresas alemanas ubicadas en España, 519 (60,8 %) están establecidas en Cataluña, del número total de empresas de capital norteamericano, el 60,1 % están ubicadas en Cataluña (664 España, de las cuáles 399 en Cataluña). Aproximadamente el 80 % de estas sucursales extranjeras llevan más de diez años establecidas en Cataluña. Aproximadamente el 75 % de estas empresas se establecieron a través de la nueva constitución de empresas, aproximadamente un 25 % a través de la compra de empresas.

El grado de satisfacción, según una encuesta realizada a los inversores respecto a la decisión del lugar de la ubicación, representa aproximadamente el 97 %.
En la Healey & Baker European Cities Monitor, Barcelona se clasificó en los últimos años en el puesto número seis como uno de los lugares más atractivos europeos para la ubicación de las empresas por delante de Madrid, clasificada en el puesto número siete.

Barcelona compite con ciudades como París, Londres y Milán, y en los últimos años ha sido líder en la inversión directa de países como Francia, Alemania y los Estados Unidos.

P1050104

Mientras el impacto de la crisis de 2008 en la industria, en particular en el sector del automóvil y proveedores, es enorme y la ruptura de la burbuja inmobiliaria afecta tanto a Cataluña como a toda España, el sector del turismo se ve menos afectado, lo que se atribuye a un incremento en particular del turismo nacional. Todavía actúa el efecto postolímpico y Barcelona resulta una de las ciudades más populares de Europa para la realización de congresos.

El gobierno autónomo catalán ha adoptado medidas eficientes para paliar los efectos de la crisis económica.

Entre otras, apoyó firmemente a finales de 2008 la designación de Barcelona como sede de la Unión del Mediterráneo. Para ello se pusieron de acuerdo los Ministros de Asuntos Exteriores de los 43 estados miembros. La Unión del Medi­te­rráneo es una comunidad de los estados miembros de la Unión Europea, los paí­ses mediterráneos y los estados ri­­bereños de Mauritania y Jordania, y tiene por ob­­jetivo intensificar y mejorar la co­­operación económica y política entre Europa el los resto de países mediterráneos.

II. Los poderes ejecutivo,
legislativo y judicial
1. Ejecutivo
La Generalidad de Cataluña, según el Estatuto de Autonomía de 2006, consta de Parlamento, Gobierno y Presidente. El Parlamento ejerce la potestad legislativa, y controla e impulsa la acción política y de Gobierno. El Gobierno se compone de Presidente y Consellers, es el órgano superior que dirige la política y la administración y es asimismo el titular de la función ejecutiva y de la potestad reglamentaria.
La Generalitat debe su origen a las Cortes Catalanas del siglo XII, que se remontan al siglo X, cuando se reunían principalmente para deliberar y pactar la interrupción de las guerras.

Bajo el reinado de Pedro el Grande (1276–1285), las Cortes Catalanas tomaron forma institucional. Ejercían funciones consultivas y de reglamentación. Sin embargo, no tenían un órgano ejecutivo para la aplicación de sus decisiones. En las Cortes de Monzón (Aragón) en 1289 se designó “la Diputación del General” fundada como una diputación permanente para recaudar al servicio y tributo del Rey.
La invasión de Castilla y la serie de enfrentamientos bélicos bajo el reinado de Pedro III el Ceremonioso (1336–1387) ocasionaron grandes gastos a la Corona de Cataluña y Aragón. Esta circunstancia motivó que las Cortes designaran doce diputados con atribuciones ejecutivas en materia fiscal y unos “oyentes de cuentas” que controlaban la administración bajo la autoridad del primer Presidente de la Generalitat, Berenguer de Cruïlles, Obispo de Gerona.

Esta nueva Diputación del General se considera históricamente el origen de la actual Generalidad.

2. Sistema legal
El Reino de España, después de años de dictadura, desde es 1978 de nuevo una democracia con poder ejecutivo, legislativo y judicial.
El actual sistema de derecho civil español está basado, como todos los sistemas jurídicos de Occidente, en el derecho romano. Si bien originalmente el pueblo ibérico mantuvo su propio derecho, generalmente desde el siglo II d.C. se impuso el derecho romano.
Aunque los visigodos a partir del siglo V introdujeron influencias germánicas, no obstante, también éstos habían asimilado el derecho romano. La Lex Visigothorum fue válida en España en parte hasta el siglo XIX. Pero también los siglos de invasión musulmana y el derecho canónico dejaron su influencia en el derecho. El actual Código Civil se constituyó basado en un borrador del código civil francés y otras leyes europeas. Este proyecto de 1851 asumía sólo parcialmente el derecho castellano y trató de sustituir el derecho foral. En efecto, la ley entró en vigor en 1889 y fue válida sin grandes cambios hasta 1981. Tras el fin de la dictadura, vinieron las principales reformas con la Constitución de 1978, como la igualdad entre hombres y mujeres.

A pesar de todas las influencias internas y externas, los derechos territoriales en España se mantuvieron desde tiempos antiguos contra el derecho románico y canónico, así como contra las tentativas castellanas que desembocaron por último en el proyecto de Código Civil de 1851.

Después de los primeros textos jurídicos válidos en Cataluña de los godos y los francos, el primer texto catalán propio data del siglo XII y contenía los usos y costumbres (Usatges), leyes, jurisprudencia y la doctrina. Después de las colecciones (compilacions) de 1495 y 1585 se produjo, con el aumento de la legislación, por último, bajo el título Constitución y Otros Drets de Catalunya, la regulación del derecho general catalán en una colección de leyes que datan del año 1704. Las últimas cole­cciones actuales en Cataluña se basan en la ley del 2/7/1960 y reformas posteriores. Actualmente el Parlamento catalán está inmerso en la reforma integral de la legislación civil, estando ya vigentes las nuevas leyes de propiedad y derechos reales, asociaciones y fundaciones, sucesiones, etc.
Según la Constitución Española y los Estatutos de Autonomía, el Código Civil español está vigente en general en todo el estado español, al mismo tiempo que la Ley Foral en algunas de las 17 Comunida­des Autónomas.
En Cataluña, por ejemplo, el régimen económico del matrimonio es el de separación de bienes de los cónyuges, mientras que en el resto de España es el régimen de gananciales. Del mismo modo, existen diferentes reglas de sucesión, reguladas previamente en la colección de 1960 y en la Ley de Sucesiones de 1991, que con efecto a partir del 1/1/2009 son reguladas en el 4º Libro del Código Civil catalán, etc.

P1050263

3. Sistema judicial
Los tribunales españoles encuentran sus normativas respecto a las competencias y estructuras en el Tribunal Constitucional español de 1985, en la versión del 23 de diciembre de 2003 – Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ). Esto incluye los litigios civiles, laborales y la justicia social, la jurisdicción penal, la jurisdicción administrativa y la jurisdicción constitucional.
La estructura y competencia de los tribunales ordinarios, la competencia territorial interna, objetiva y funcional se regulan en la Ley de Enjuiciamiento Civil del año 2000.

La jurisdicción ordinaria civil se compone de los Juzgados de Primera Instancia y los Mercantiles, en los pueblos pequeños existen los llamados Juzgados de Paz con competencias muy limitadas y, a continuación, las Audiencias Provinciales, los Tribunales Superiores de Justicia en las Comunidades Autónomas y, finalmente, el Tribunal Supremo.

Las Audiencias Provinciales en las capitales de provincia deciden en segunda instancia sobre las apelaciones contra las decisiones de tribunales de primera instancia.

El Tribunal Superior de las Comunidades Autónomas decide sobre las apelaciones contra las decisiones de tribunales y autoridades inferiores. A las 17 Comu­ni­da­des Au­­tó­­no­mas se les han delegado diversos poderes ad­­ministrativos y judiciales, como los procedimientos civiles el re­­curso de casación y revisión. Además, existe la competencia en los asuntos del Tribunal Supremo español, siempre que las normas locales de la Ley Foral no entren en conflicto.

El Tribunal Supremo español es la mayor autoridad para todas las áreas del derecho a excepción de los asuntos constitucionales. Él es la última instancia de apelación, revisión y recursos específicos, como el “recurso en interés de la uniformidad de la ley” o el “proceso de la ley en el tribunal inferior”.
El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Autónoma de Cataluña está situado en Barcelona y es por una parte competente para la organización del poder judicial, así como en particular para los efectos de la uniformidad en la ley sobre las normas de la Ley Foral en Cataluña.

En España, existen 83 Colegios de Abogados, cuya entidad matriz es el Consejo General de la Abogacía Española. Para ejercer la profesión es imprescindible pertenecer a un colegio de abogados. Al estar colegiado en uno de los 83 Colegios de Abogados se puede actuar directamente en todos los tribunales españoles en cualquier instancia.

El número total de abogados ejercientes actualmente en España asciende a unos 118.000 de los cuáles 19.000 ejercen en Cataluña.

FotoFMüllerEl autor, nacido en 1960, es abogado colegiado, tanto en el colegio de Abo­gados de Barcelona como en el de Frank­furt am Main y presta sus servicios a un gran número de empresas en Ale­mania y España. Dispone de títulos de especialista en las áreas de derecho mer­cantil y de sociedades, así como en de­­recho fiscal. Frank Müller es socio de los bufetes AD&M Abogados, MDV Asociados (asesores fiscales) y V & M Auditores.